Mitos y verdades sobre las muelas del juicio

Por: Dr. Gerson Sepúlveda.

Académico de Odontología UC.

La aparición de los terceros molares suele comenzar al finalizar la adolescencia, cuando usualmente se adquiere cierta madurez y criterio propio, por eso su popular nombre de “muelas del juicio”.

Hoy en día es muy común extraerlas, lo que ha originado múltiples mitos en torno a estos famosos dientes. El doctor Gerson Sepúlveda, académico de Odontología UC, nos cuenta más sobre el tema.

-¿Es un mito que la extracción de los terceros molares es siempre necesario?

No siempre es necesario extraer los terceros molares. La indicación de intervención tiene que ver con patologías asociadas, principalmente alteraciones de cómo emerge el diente (erupción dentaria), lo que es común en las muelas del juicio.

Es frecuente la falta de espacio para erupción normal, el molar queda cubierto completa o parcialmente por la encía, en una zona de la boca que es difícil de higienizar, se contamina y esto conlleva a inflamación y, eventualmente a infección.

En otros casos, la permanencia de los terceros molares bajo la encía y bajo el hueso podría provocar daño en las raíces del diente contiguo y con menor frecuencia provocar quistes alrededor del diente.

La extracción por prevención es controversial. Si no hay factores de riesgo y presenta una buena posición, los terceros molares podrían permanecer en una persona durante toda su vida.

 

-¿Qué pasa si no extraemos los terceros molares? ¿Es cierto que pueden “enchuecar los dientes”?

 El principal problema de no extraer los terceros molares cuando está indicado, es la posibilidad de presentar permanentemente inflamación, dolor, daño del hueso y del diente adyacente.

Si no existen signos ni síntomas patológicos, los terceros molares tienen un riesgo similar que otros dientes de desarrollar caries o enfermedad periodontal. En este caso, el riesgo se eleva si la técnica de higiene no logra ser eficiente en el sector más posterior de la boca.

En relación a que “enchuecan” los dientes, la evidencia científica es controversial. No está claro que este fenómeno tenga que ver con la erupción de los molares del juicio. Podría deberse también a otros procesos de crecimiento y remodelación de la mandíbula que ocurren justo en el período de vida en el que aparecen estos molares.

Pontificia Universidad Católica de Chile 2019

Optimizado para: Internet Explorer 11, Microsoft Edge 44, Firefox 62, Chrome 68, Safari 11 o superiores.