Bruxismo

Por: Dra. Marcela Riveros.

El Bruxismo es el hábito de apretar los dientes o hacerlos rechinar. Por lo general, esto sucede durante la noche y afecta los dientes, la mandíbula, los huesos y músculos de la cara e incluso puede producir fuertes dolores de cabeza. Le pedimos ayuda a la Dra. Marcela Riveros, Docente de la Carrera de Odontología UC para que nos oriente sobre cuál es la mejor manera de prevenir este trastorno, cómo manejar esta patología y evitar molestias.

Doctora Riveros, ¿qué es el Bruxismo?

El bruxismo corresponde a una actividad inconsciente, parafuncional, -actividad que no es parte de la función normal de la mandíbula, como lo es la masticación, por ejemplo, que puede ocurrir en vigilia (al estar despiertos) o en el sueño. Es un desorden del movimiento oral. Abarca el apretamiento dentario y el rechinamiento dentario.

El bruxismo de sueño se manifiesta mayormente como rechinamiento, mientras que el bruxismo en la vigilia es más de tipo apriete dentario. Dependiendo del tipo que se trate es la etiología (causa) que presenta. El bruxismo de sueño es una parasomnia, un trastorno de la conducta del sueño donde se altera el ciclo del sueño, asociado a microdespertares. El bruxismo en vigilia está más asociado a factores emocionales y estrés.

¿Cómo se manifiesta? ¿El dolor o molestia es permanente?

Se manifiesta de diversas formas. Los pacientes pueden acudir a la consulta dental por malestares musculares en los músculos masticatorios (los músculos que se utilizan en la masticación como los maseteros, los temporales, por ejemplo) que pueden ir desde tener la sensación de fatiga (cansancio) muscular hasta presentar cefaleas tensionales (dolores de cabeza) ocasionados por la afección del músculo.

El dolor muscular no es constante, cuando existe se observa principalmente frente a la función (masticación) y luego se pasa. A veces se genera un dolor que se mantiene por más tiempo pero en reposo disminuye o desaparece. También consultan por desgastes dentarios, hipersensibilidad generalizada, tener la sensación de despertar con los dientes “apretados” o sentir los dientes sueltos.

El rechinar o la presión que se hace, ¿Puede soltar los dientes?

La presión excesiva que se realiza durante el bruxismo puede aumentar la movilidad dentaria, lo que recibe el nombre de trauma oclusal. Esta fuerza excesiva afecta la zona donde se inserta el diente (periodonto) generando un ensanchamiento de la línea periodontal. Este ensanchamiento es reversible, es decir, la sensación de dientes sueltos se elimina si se controlan las fuerzas traumáticas que actúan sobre la pieza dentaria. Las piezas dentarias no llegan a caerse por efecto del bruxismo.

¿Qué consecuencias podría tener en la dentadura y encías?

En las piezas dentarias se puede observar desgates dentarios que son coincidentes con los contactos generados en el bruxismo. Por lo tanto, se puede visualizar desgastes que se manifiestan en bruxismo de apriete dentario o que involucran las superficies que toman contacto durante el rechinamiento dentario. Eventualmente se puede generar una pulpitis (inflamación de la pulpa dental) que muchas veces debe ser resuelta con endodoncia.

¿Qué otros efectos que pudiesen estar asociados a bruxismo?

  • Migraciones dentarias (que las piezas dentarias se desplacen de su posición inicial).
  • Lesiones cervicales no cariosas de las piezas dentarias (desgastes que se observan en el la raíz del diente cercano a la encía)

Sin embargo no hay suficientes estudios concluyentes al respecto.

¿Hay factores psicológicos por estrés relacionados con el bruxismo?

Sí, existen distintos factores psicológicos que se han asociado a bruxismo en vigilia. Dentro de estos factores están: tipo de personalidad, estrés, grado de ansiedad y depresión. Sin embargo, aún no hay nada concluyente. Sí se sabe que el bruxismo de sueño tendría una etiología distinta al bruxismo en vigilia, por lo que no estaría asociado a factores psicológicos.

¿Se puede prevenir?

En el caso de bruxismo de sueño, se puede prevenir o más bien disminuir, a través de la realización de higiene de sueño. La higiene de sueño (adecuada calidad de sueño) se ve alterada con el consumo de cafeína, alcohol y tabaco. Por lo tanto, en aquellos pacientes que bruxan se les indica disminuir el consumo de estas sustancias. En el caso de bruxismo en vigilia se puede prevenir a través de manejo de estrés y de hacer consciente el bruxismo.

¿Qué tratamientos existen?

Los tratamientos que existen hoy en día no anulan el bruxismo, si no que están enfocados a disminuir los efectos destructivos que puede generar. El tratamiento más conocido que existe para el tratamiento de bruxismo de sueño es el uso de planos oclusales. El uso de los planos no controla el bruxismo, pero si se observa una mejora por parte del paciente en los síntomas dolorosos y la sensibilidad dentaria y disminuye el desgaste dentario.

El manejo para el caso de bruxismo en vigilia tiende a apuntar al manejo del estrés y factores emocionales. Se debe identificar aquellas actividades en las cuales el paciente bruxa; como al manejar, ver televisión, estar frente al computador, entre otras. Esto con el objetivo de hacer consciente el mal hábito; también se realizan técnicas de relajación, entre otras y se están incorporando distintos tipos de fármacos, algunos con estudios más concluyentes que otros.

En resumen, si bien se ha avanzado enormemente en el conocimiento de estas patologías, aún queda mucho por investigar para poder ofrecer tratamientos resolutivos definitivos.

Pontificia Universidad Católica de Chile 2019

Optimizado para: Internet Explorer 11, Microsoft Edge 44, Firefox 62, Chrome 68, Safari 11 o superiores.