¿Cuáles son los riesgos de los piercings bucales?

Por: Dra. Andrea Cárdenas (odontopediatra) y Dra. Maite Souyet (periodoncista).

Docentes de Odontología UC.

Con los años, la moda por los piercings ha ido aumentando en los jóvenes, y hoy en día, es habitual su uso con fines estéticos en distintas partes del cuerpo. Uno de los más utilizados son los piercings en la boca y lengua, que en algunos casos, podrían conllevar a una serie de riesgos en la salud bucal.

En el Consejo de Salud Bucal de febrero, la Dra. Andrea Cárdenas (odontopediatra) y la Dra. Maite Souyet (periodoncista), ambas docentes de Odontología UC, explican cuáles son las consecuencias de este tipo de perforaciones y de qué forma tratarlas en caso de presentar complicaciones.   

¿Qué consecuencias para la salud bucodental pueden tener los piercings?

Ambas doctoras concuerdan que a pesar de ser una moda que responde a gustos propios, es importante considerar ciertos riesgos al utilizar piercings en la boca, ya que pueden generar:

  • Fracturas,  fisuras, erosiones y desprendimientos de esmalte en dientes
  • Riesgo de infección, edema o inflamación al momento de colocarlo, pudiendo llegar a ser grave debido a su cercana ubicación  a espacios vitales
  • Recesiones gingivales causadas por la erosión continua que produce el aro sobre la encía
  • Gingivitis, ya que el mismo piercing podría, en algunos casos, provocar un mayor acumulo de placa bacteriana
  • Reacción a cuerpo extraño
  • Alergias a los materiales usados para la fabricación del piercing
  • Riesgo de obstrucción de vía área o inhalación de cuerpo extraño
  • Riesgo de lesiones en la mucosa gastrointestinal si es tragado    


¿Qué tipo de tratamiento se puede realizar en caso de presentar algún problema?

Si el paciente posee alguna fractura dentaria, se debe evaluar su complejidad  y realizar un tratamiento restaurador, el cual puede ser desde una simple resina compuesta, hasta una corona. En casos de fracturas dentarias verticales, el único tratamiento a realizar es la extracción de la pieza dentaria y evaluar la manera de reponer el diente perdido.  

Para los pacientes que usan piercings intra orales, es recomendable no usar bolitas de acero y reemplazarlas por bolitas de acrílico, las cuales constituyen un material más blando y con menos riesgo de realizar fracturas dentarias.

En caso que ocurra una gingivitis (inflamación de la encía), es necesario realizar el tratamiento de esta enfermedad por parte de un especialista en Periodoncia. El tratamiento de la gingivitis implica diferentes acciones para remover el biofilm bacteriano acumulado en el tejido dentario y del piercing en sí, junto con la enseñanza de técnicas de higiene oral adaptadas al paciente, siempre procurando realizar limpieza de lengua y del piercing para evitar que se produzca la misma enfermedad nuevamente.  

Cuando la patología causada es la recesión o recogimiento de la encía, se debe evaluar la posibilidad de retirar el agente que está realizando esta recesión gingival, ya sea cambiar la forma del aro o retirarlo. Del mismo modo, se debe evaluar el tipo de recesión gingival provocada, las cuales, generalmente, implican procedimientos quirúrgicos para cubrir recesiones.

En casos de reacción a cuerpo extraño o alergias a los materiales usados,  se podría evaluar el cambio del aro a uno que tenga una aleación que no contenga níquel, que es el mayor causante de alergias. Pero a pesar de esto, lo más seguro y recomendable es el retiro del piercing. 

Pontificia Universidad Católica de Chile 2019

Optimizado para: Internet Explorer 11, Microsoft Edge 44, Firefox 62, Chrome 68, Safari 11 o superiores.