Halitosis

Por: Dra. María José Contreras.

Docente de Odontología UC.

El mal aliento es más común de lo que se piensa. De hecho, se estima que una de cada tres personas padece en algún momento de su vida algún grado de halitosis. Para entender en detalle cuáles son las causas y consecuencias de esta patología, hablamos con la Dra. María José Contreras, Docente de Odontología UC.

¿Cómo se diagnostica la halitosis?

Nada, hasta ahora, puede superar la capacidad del olfato humano para distinguir la gran variedad de olores, aunque el gold standard para el diagnóstico de la halitosis sigue siendo la percepción organoléptica que se expresa a través del aire espirado o de un hisopo previamente frotado en el dorso lingual del paciente lo que es medido en una escala que puede ir de 0-5 o 0-10.

Existen dos tipos de halitosis, ¿Cuáles son las diferencias entre ambas?

En general, se habla de una halitosis fisiológica y otra patológica. La primera se refiere al mal aliento que sentimos al despertar en las mañanas y es transitoria. Se produce por la disminución normal del flujo salival nocturno y actividad muscular de la cavidad oral; en conjunto con un aumento del metabolismo de las bacterias que se encuentran en la boca y producen componentes volátiles causantes de la halitosis. Esta condición se revierte rápidamente al enjuagarse con agua, lavarse los dientes o comer algo al despertar. La halitosis patológica es mantenida en el tiempo, y tiene diferentes causas. No obstante, la causa primaria es la misma, debido a la degradación de proteínas por parte de las bacterias que finalmente forman estos componentes volátiles, principalmente sulfurados, causantes del mal olor en el aliento.

En general, ¿cuáles son las causas de la halitosis?

El principal motivo de la halitosis es de origen intraoral y la mala higiene bucal. En la boca hay distintos hábitats en los cual se pueden establecer microorganismos que colonizan normalmente la cavidad oral. Hay más de 700 tipos de bacterias; dependiendo de la cantidad de ellas y de las especies que lo conforman es su capacidad patogénica para desencadenar ciertas enfermedades y su potencial de producir estas moléculas volátiles responsables de la halitosis.

La principal fuente del mal aliento es el dorso de la lengua. Recientes estudios han demostrado una disminución de hasta un 75% de los componentes volátiles de la halitosis al realizar limpieza del dorso de la lengua.

Otro nicho de bacterias importante en la cavidad oral, son los espacios inter-dentarios y la presencia de enfermedad periodontal, lo que aumenta la acumulación de bacterias dentro del surco gingivodentario.

Cualquier otra condición patológica en la boca del paciente como: cavidad en los dientes por caries, desalojo de alguna obturación o tapadura, ulceración en las mucosas o encías, e incluso el impacto de los alimentos entre los dientes, puede generar acumulación de bacterias, que sintetizarán estas moléculas volátiles y originarán halitosis. Así también, la mala higiene bucal que realizan los pacientes, sin uso de instrumentos de higiene interdental puede originar mal olor. La xerostomía o disminución del flujo salival, ya sea por alguna patología de base o causada por fármacos, también puede aumentar la cantidad de componentes volátiles.

Si no encontramos una causa del mal aliento dentro de la cavidad oral, debemos descartar aquellas halitosis que son de etiología extraoral.

¿Por qué es importante diagnosticar esta condición?

Porque puede ser la expresión de alguna entidad patológica que puede existir detrás de esta condición, ya sea de origen intraoral o extraoral o por las alteraciones psicológicas que pueden producir en el comportamiento social e interpersonal del paciente.

Cuando las personas sienten que tienen mal aliento, suelen masticar chicle o comer pastillas de menta, ¿Esto realmente ayuda en algo?

Se han publicado estudios que han demostrado que este tipo de medidas sólo enmascaran el olor y poseen un efecto a muy corto plazo. Su forma de actuar es a través de dos mecanismos: primero aumentado la secreción salival y aumentando el volumen de la saliva y consigo la solubilidad de los componentes volátiles sulfurados, y su segundo mecanismo, es a través del aroma mentolado que poseen las pastillas o el chicle.

 

 

¿Qué tipo de medidas se deben tomar para combatir la halitosis?

Debido a la gran variedad de fuentes y causales que producen la halitosis es muy importante llegar al diagnóstico de ella y su prudente derivación al especialista que pueda tratar esta condición.

Ya que el principal causal es de origen intraoral, es fundamental mantener control con su dentista para la detección y eliminación de posibles patologías que estén produciendo la halitosis, junto con prevenir cualquier situación que favorezca el acumulo de bacterias y dificulte la acción de su higiene oral diaria, y recibir instrucción respecto a las técnicas de higiene y uso de artefactos que complementan la higiene bucal diaria.

Pontificia Universidad Católica de Chile 2019

Optimizado para: Internet Explorer 11, Microsoft Edge 44, Firefox 62, Chrome 68, Safari 11 o superiores.