Tratamientos de conductos

Por: Dra. Ana María Palma E.

Profesor Asistente Adjunto y Profesor Responsable Internado de Endodoncia. Carrera de Odontología Facultad de Medicina UC.

¿Qué es un tratamiento conducto?

Es un tratamiento que se realiza cuando la pulpa (tejido ubicado al interior del diente, lo que se conoce como el nervio del diente) está dañada de manera irreversible, ya sea por inflamación o por infección. El tratamiento de conducto o endodoncia, elimina este tejido enfermo, limpia y desinfecta los conductos que lo alojaban y los sella para prevenir una reinfección.

¿En qué casos se realiza?

Cuando la pulpa se daña de manera irreversible (inflamación o infección).

La pulpa es un tejido blando que se ubica al interior de los conductos, en la raíces de los dientes. Contiene vasos sanguíneos, nervios y tejido conectivo, y como está rodeada por tejido duro (raíz del diente) su capacidad para recuperarse frente a agresiones es limitada. Por esto, cuando se enferma, es necesario eliminarla.

¿Cuáles son las causas más frecuentes de daño a la pulpa?

La principal causa de daño a la pulpa es la caries (enfermedad producida por bacterias). Otras causas de daño, menos frecuentes, son golpes y fracturas dentarias y recibir muchos tratamientos odontológicos en un mismo diente.

¿Cuánto dura un tratamiento conducto o es un tratamiento definitivo?

Un diente con endodoncia y correctamente restaurado, puede durar tanto como un diente natural. No se debe descuidar la higiene bucal y se debe visitar periódicamente al odontólogo, para evitar la aparición de nuevas caries.

Una recomendación importante es tener en cuenta que el tratamiento del diente no finaliza con la endodoncia ya que éste sólo trata los conductos del diente. Una vez que el especialista termina el tratamiento, es necesario consultar a un rehabilitador, para que el diente reciba una restauración definitiva (no más de 30 días después de finalizada la endodoncia).

Al igual que en el resto de los dientes es necesario mantener una higiene cuidadosa y controles periódicos con el dentista para prevenir la aparición de nuevas caries, los dientes con endodoncia también pueden sufrir de nuevas caries.

¿Cómo se puede determinar el éxito o fracaso del tratamiento de endodoncia?

La evaluación del éxito o fracaso se realiza a través del examen clínico y la evaluación de las radiografías. Se considera éxito cuando los síntomas desaparecen (paciente sin dolor), cuando clínicamente se observan sanos los tejidos que soportan al diente y cuando en las radiografías se observa que el hueso está sano o en vías de recuperación.

¿Cuál es el método más confiable para realizar una endodoncia?

El tratamiento de endodoncia en la actualidad es confiable en todos los casos. La única recomendación es que sea realizado por un profesional debidamente calificado, idealmente un especialista en endodoncia.

¿Cuáles son los pasos a seguir en el tratamiento conducto?

Una vez realizado el diagnóstico y que se ha establecido que se necesita el tratamiento, el especialista examinará sus radiografías y le aplicará anestesia. Luego, comenzará a realizar una cavidad en el diente, durante esta etapa, el odontólogo pondrá una goma para separar el diente del resto de la boca, esto es importante para evitar que la cavidad se contamine con saliva.

Lo siguiente, es limpiar los conductos radiculares y para esto se utilizan instrumentos muy finos y se irriga. En esta etapa se eliminan los restos de pulpa, se eliminan las bacterias y se le da forma a los conductos para poder rellenarlos en la etapa final. Finalmente, los conductos limpios son rellenados con un material diseñado para esto.

Durante todo el tratamiento, el endodoncista tomará una serie de radiografías que guiarán su trabajo y una radiografía de control final. Aproximadamente una semana después de terminar el tratamiento será citado a un control, luego de esto debe visitar a su dentista tratante para recibir una restauración definitiva. Una vez restaurado, el diente funcionará como cualquier otro.

¿Cuánto de mito y de verdad hay en que el tratamiento conducto es “doloroso”?

Actualmente, existen técnicas anestésicas con las cuales la mayoría de los pacientes se sienten cómodos durante el tratamiento. Hay que recordar que un número importante de los tratamientos de endodoncia se realizan para aliviar el dolor causado por la inflamación o la infección. Después del tratamiento, en algunos pacientes persiste una leve sensibilidad que se puede manejar con analgésicos. Esto puede durar hasta una semana después de finalizar la endodoncia. En caso de presentar dolor de mayor intensidad, hinchazón, fiebre o ganglios palpables debe consultar a su endodoncista.

¿Qué pasa si una persona que necesita un tratamiento conducto no se lo hace?

Sin tratamiento, la enfermedad pulpar sigue su curso y puede dar lugar a una infección mayor. Si el paciente sigue sin recibir tratamiento, ésta infección puede avanzar hacia el hueso que soporta el diente y desde allí extenderse a distintos lugares en cara y cuello agravando el cuadro.

¿Cuáles son las señales de necesitar un tratamiento de endodoncia?

Cuando un paciente presenta dolor o sensibilidad dentaria prolongada o intensa con alimentos fríos o calientes, al masticar o al tacto, debe consultar con su dentista. Además debe consultar si un diente cambia de color o si la encía que rodea el diente se inflama o aparece algún tipo de secreción. También existen casos donde no se presentan síntomas y la enfermedad se descubre en la consulta a través del examen clínico y las radiografías. Por esto es importante realizar visitas periódicas al dentista.

Pontificia Universidad Católica de Chile 2019

Optimizado para: Internet Explorer 11, Microsoft Edge 44, Firefox 62, Chrome 68, Safari 11 o superiores.