¿Cómo mantener nuestras encías saludables?

Por: Dra. Lorena Isbej E.

Las enfermedades que afectan con mayor frecuencia la salud bucal son la caries dental y las enfermedades de las encías. Dentro de éstas últimas, se destacan la gingivitis y la periodontitis. Son patologías inflamatorias de origen infeccioso, causadas por la acumulación de placa bacteriana presente en la boca.

La gingivitis es la inflamación de las encías, si luego de ser tratada se mantiene la higiene bucal, no deja secuelas. La periodontitis en cambio es crónica e irreversible, daña los tejidos de soporte y de inserción del diente, el hueso, el cemento radicular (tejido mineralizado que cubre la raíz del diente) y el ligamento periodontal. Sin tratamiento, incluso, puede ocasionar la pérdida de la pieza dentaria. Un dato importante es que afecta con mayor frecuencia a hombres.

“Ante cualquier molestia en las encías, enrojecimiento o sangrado, se debe consultar lo antes posible, porque son signos tempranos de una afección mayor”, comenta la Dra. Lorena Isbej, Periodoncista y académica de la Carrera de Odontología UC.

Son factores de riesgo la higiene oral deficiente, diabetes y tabaquismo. También influye el embarazo y alteraciones del sistema inmune, que pueden predisponer a estas enfermedades.

Como parte del manejo integral, el Odontólogo debe enseñar a los pacientes como realizar una buena higiene bucal, se debe efectuar un destartraje de la superficie del diente y en el caso de la periodontitis, además de esto, se deben pulir las superficies radiculares. En algunas ocasiones es necesario realizar cirugía periodontal. “Las bacterias son parte de la flora habitual de la boca, por eso no se eliminan, sino que se llevan a un nivel compatible con la salud”, explica la especialista.

Los casos más simples pueden ser tratados por un Odontólogo general, pero los más complejos, deben ser abordados por un Especialista en Periodoncia.

Para lograr el éxito del tratamiento es fundamental que los pacientes asistan a sus controles periódicos.

 

Algunas sugerencias:

  • Consultar al Odontólogo idealmente cada seis meses.
  • Utilizar un cepillo de dientes suave, seda dental o algún otro elemento interdental.
  • Cepillarse los dientes durante dos minutos, al menos dos veces al día (mañana y noche).
  • Cambiar el cepillo dental cada tres meses o según lo indique el fabricante. Si las cerdas se abren antes, hay que reemplazarlo más seguido.
  • Utilizar pastas de dientes fluoradas, ya que son un buen complemento para prevenir caries.
  • Si el dentista lo ha recomendado, se puede complementar el tratamiento con el uso de algún enjuague bucal para el control de caries y enfermedades de las encías.

Fuente: Revista Salud UC

 

Pontificia Universidad Católica de Chile 2019

Optimizado para: Internet Explorer 11, Microsoft Edge 44, Firefox 62, Chrome 68, Safari 11 o superiores.