Frenillo lingual corto ¿un problema?

En algunas ocasiones, los niños nacen con una anomalía anatómica que podría ocasionar molestias al comer, succionar o hablar: el frenillo lingual corto. Dependiendo de su extensión e impacto en el movimiento de la lengua, se determina cuál es el tratamiento a seguir, donde generalmente se realiza una pequeña cirugía.

Para conocer más sobre este tema, conversamos con el odontólogo UC, Dr. Rodrigo Díaz.

¿Qué es el frenillo lingual?
Es una parte de la mucosa de la cavidad oral, que nace desde la base de la lengua y se extiende hasta las cercanías de la encía, en la zona posterior de dientes antero-inferiores. En algunos casos, este frenillo puede ser corto, (pudiendo limitar la movilidad lingual) comprometiendo funciones importantes.

¿Por qué se produce el frenillo lingual corto?
La causa de esta alteración, llamada anquiloglosia, es aún desconocida y es más frecuente en hombres y en personas con parientes que padecen la misma alteración. Según estudios clínicos publicados, la prevalencia estimada varía entre el 0.1 al 10.7% de la población. *

¿Qué problemas puede traer a los niños?
Cuando el frenillo lingual es corto y altera la movilidad de la lengua, el niño puede presentar problemas al alimentarse (por ejemplo, al amamantar), en la fonoarticulación o podría generar una mal posición de los dientes anteroinferiores e interferir en funciones sociales como la interacción con sus pares. Dada estas consecuencias, en algunos casos se requiere un tratamiento para devolver una adecuada movilidad y función lingual, mejorando así la calidad de vida del paciente y su familia.

¿Qué tratamientos existen?
Se puede realizar una terapia de fonoarticulación, a cargo del fonoaudiólogo, o una intervención quirúrgica, llamada frenectomía lingual, en algunos casos también es necesario hacer una combinación de ambas.

¿En qué consiste la frenectomía lingual?
La frenectomía lingual es un procedimiento quirúrgico destinado a extirpar o desinsertar el frenillo que altera mecánica o funcionalmente la dinámica lingual. Dependiendo de la edad del paciente, se puede realizar bajo anestesia general o local.

Una de las indicaciones más frecuentes es en aquellos lactantes que no pueden amamantar adecuadamente producto del frenillo lingual corto, o bien, existe una alteración del crecimiento del maxilar superior por una disminución en el estímulo de crecimiento de estas estructuras, ya que la lengua no se logra apoyar en el paladar durante el descanso.

Lo mismo ocurre para los niños que poseen alteración en la fonoarticulación. Es decir, cuando el paciente no puede pronunciar adecuadamente palabras con la letra “erre”. Como por ejemplo, perro, tambor o ratón, debido a que la lengua no puede vibrar ni alcanzar el paladar para lograr emitirlas. En este sentido, también es necesario evaluarlos junto al fonoaudiólogo para ver si es necesario realizar tanto la frenectomía lingual como la terapia de fonoarticulación.  

* DOI http://dx.doi.org/ 10.1055/s-0035-1568135. 
Interventions in the Alteration on Lingual Frenum: Systematic Review
Miranda, Priscilla Poliseni; Cardoso, Carolina Louise; Gomes, Erissandra.
Int. arch. otorhinolaryngol. (Impr.); 20(3): 275-280, July-Sept. 2016. tab, ilus
Article in English | LILACS | ID: lil-795200

Pontificia Universidad Católica de Chile 2019

Optimizado para: Internet Explorer 11, Microsoft Edge 44, Firefox 62, Chrome 68, Safari 11 o superiores.